¿Business angels? ¿Angeles o demonios de los negocios?

¿Un business angel?

¿Un business angel?

Pero ¿qué es un business angel?, y ¿por qué hablo, hoy, de los business angels? Un business angel es, en realidad, un inversor privado que actúa de una manera mas o menos informal. Pueden actuar de manera asociada y detrás puede haber otros tipos de inversores como, por ejemplo, family offices. Lo que voy a contar y proponer afecta también a las sociedades de capital riesgo, por muy serias que parezcan.

No me voy a alargar, sino a introducir un problema y proponer una línea de trabajo. El problema es el desequilibrio de fuerzas entre promotores ( de un negocio) y los inversores, y la propuesta de línea de trabajo es la organización de un registro de Business Angels, lo que se podría hacer con las propias asociaciones de los BA, y la creación de una especie de Corte de Mediación y Arbitraje para los conflictos que ya empiezan a aparecer en un país no muy dado a este tipo de “tratos”.

Hoy dos promotores de un proyecto empresarial han venido a mi despacho a quejarse de una “sociedad” que se autotitula de Business Angels y que en su web incluye toda una serie de entidades con las que dicen que colaboran y que no parece que sea cierto. Me han contado la historia de una serie de compromisos no cumplidos por la sociedad BAN y todos los procesos judiciales que contra “ellos” ha iniciado.

No puedo entrar a valorar el contrato firmado por las partes porque no lo conozco, pero he tenido toda la impresión de que el trato es leonino y que en el trato entre los promotores e inversores hay un desequilibrio evidente. A ello le sumamos que no hay un tejido institucional capaz de orientar a los promotores en esos procesos. La sociedad BAN no me da buenas sensaciones.

No es el primer caso. Ya el año pasado me contaron un caso muy parecido, pero, en esa ocasión, la cuestión estaba en la segunda ronda de capital y “la letra” pequeña destrozó las aspiraciones de otros promotores que prefirieron cerrar la empresa.

Se hace necesario crear una línea de trabajo que asesore a los promotores en la búsqueda de capital, tanto en la creación, como el crecimiento, pero, mucho más importante, intentar crear un registro de BA y una especie de Corte de mediación y arbitraje que permita resolver conflictos que poco a poco irán siendo cada vez mas frecuentes.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado. Mundo cruel. Es triste oir a unos promotores o promotoras cuando cuentan historias en las que se les avasalla en sus derechos, pero sobre todo en su “pasión”,  sin poder hacer nada, porque no tienes los medios ni las competencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s